Para llegar a ser campeón olímpico, el "Tiburón de Baltimore" luchó contra muchas cosas

El estadounidense Michael Phelps, el deportista más laureado en la historia de los Juegos Olímpicos, agigantó este viernes su leyenda tras conquistar su vigésima séptima medalla al colgarse la plata en la final de los 100 mariposas en la última prueba individual de su carrera. Esta plata le permite al “Tiburón de Baltimore”, al que todavía le queda por disputar en Río la final de los 4x100 estilos, sumar su vigésimo séptima medalla olímpica, tras colgarse 22 oros, 3 platas y 2 bronces

Sin embargo, su vida no fue color de rosa. Para transformarse en lo que es hoy, tuvo que luchar bastante.

Por ejemplo, Deborah Phelps, su madre, comentó en alguna oportunidad que la maestra de su colegio le hizo una revelación que siempre recuerda: “Su hijo nunca llegará a concentrarse en algo”, le dijo en referencia a los problemas de atención que tenía el Michael en su niñez.

Además, el mismo Phelps reconoció en una entrevista que cuando chico sus compañeros le hacían bullying debido al tamaño de sus orejas y brazos, los mismos con los que ha conquistado el mundo entero. 

Y eso, claro, está resumido en un video que se ha ocupado, incluso, para la motivación de otros deportistas. 

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X