• La autoridad regional plantea incluso la opción de un peaje lateral, aunque reconoce que no hay nada definido y que se estudiarán todos los caminos.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
La autoridad regional recalcó que el costo de $2.500 para automóviles se podría extender por los próximos seis meses a la espera de que se culminen algunas obras adicionales que están pendientes. En este periodo, serán claves las negociaciones que se puedan realizar en Santiago para efectuar un cambio al contrato. De lo contrario, el valor quedaría establecido en $2.900

El pasado viernes las autoridades anunciaron que finalmente este lunes 9 de julio se va a poner en operación la doble vía que conectará a las ciudades de Ovalle y Coquimbo. La novedad, eso sí, es que tras un acuerdo con la concesionaria se logró rebajar, temporalmente, el valor de $2.900 a $2.500  para automóviles y camionetas. Para motos y motonetas, en tanto,  se rebajó de $850 a $750, mientras que para los buses y camiones se redujo de $5.250 a $4.500. Para los camiones de más de dos ejes, en tanto, el costo fijado bajó de $9.350 a $8.000.

Sin embargo, el seremi de Obras Públicas, Pablo Herman, reconoce que se trata de una situación transitoria y que se pudo concretar debido a que la empresa mantiene algunas obras que se agregaron al contrato original, sin terminar. Una vez que se culminen, eso sí, se volvería al precio pactado, de $2.900. Eso se espera que ocurra en los próximos 6 o 7 meses.

Por el momento, indica la autoridad, se van a realizar las gestiones en Santiago y se van a estudiar las opciones que existen para mantener esta disminución. Sin embargo, señala que prefiere no dar  falsas expectativas a la gente porque se trata de un contrato muy complejo y muy difícil de modificar.

El aumento de años de concesión o el incremento del subsidio estatal a la obra se muestran como opciones. Incluso el instalar un peaje lateral de un costo de $500 pesos para compensar. Pero aún nada está definido y comienza a correr el tiempo para que las autoridades locales inicien la gestión.

-Finalmente se va a comenzar a cobrar este lunes y se rebajó a $2.500. Pero ¿qué significa esto que sea temporal?

“En agosto del año pasado se firmó un decreto, el 94, el cual aumentó el valor del peaje un 17% por las obras adicionales que se presentaron en el desarrollo del proyecto, que fueron 9 y corresponden a algunos retornos y al acceso de 2,5 kilómetros a Ovalle. Esas obras adicionales aún no concluyen. Nosotros nos tomamos de ese argumento para que esa alza no ocurra. De esa manera logramos hablar con la concesionaria y poder rebajar el valor original del contrato, que era $2.000 pesos más el IPC anual a contar de 2011. Pero eso es solamente hasta que la concesionaria termine las obras, son aproximadamente 6 o 7 meses de ejecución”.

-Pero en entrevista con este medio, el gerente de la Ruta del Limarí, Luis Felipe García, aseguraba que las obras adicionales estaban todas terminadas…

“Las obras adicionales no, es cosa de ver, si uno sale de Ovalle incluso hay un desvío y recién están empezando. Es importante recalcar que no están incluidas dentro del contrato original y al ser así la concesionaria puede pedirnos la puesta en marcha de la carretera. Eso fue lo que ocurrió y a partir del lunes a las 00:00 horas empezaría el cobro del peaje, más allá que desde este sábado y domingo ya van a empezar a abrirse las dos rutas”.

-Eran 9 obras adicionales ¿Cuántas son las que faltan por concluir?

“Falta sólo una que es la más importante, los retornos se hicieron, hay uno que todavía falta habilitar una pista, pero no se ha hecho por un tema de seguridad. Pero la que está retrasada es el acceso hacia Ovalle y nosotros estimamos que serían aproximadamente unos 6 meses de trabajo”.

-¿Durante esos 6 meses completos va a costar $2.500?

“Exacto, hasta que terminen de ejecutar esa obra y después volvería al valor de los $2.900 correspondientes a este 17% de alza que nos pilló de sorpresa, porque teníamos claro que iba a costar $2.400 o $2.500 y cuando vemos publicado esto en el diario nos sorprendimos con este decreto que lamentablemente no se informó, se omitió la información y para la gente también fue bastante sorpresivo”.

-La pregunta que cabe hacerse es ¿por qué estas nueve obras no se incluyeron en el proyecto original, que se licitó el 2012?

“Esto es porque el diseño del proyecto empezó el 2008 cuando había sectores de la ruta que no estaban habitados, entonces obviamente hay catastros que no se realizaron en su momento. Por otra parte, claramente, en general los diseños se van acomodando también en la etapa de ejecución, donde sufren modificaciones”.

-Que es lo que se hizo al agregar estas nueve obras…

“Sí, pero qué sucede, acá se negoció bastante mal, en vez de solicitarle a la concesionaria mayor tiempo de concesión, lo que se hizo fue aumentar el cobro del peaje, lo que claramente es negativo, porque es una tarifa bastante alta y es lo que hemos estado  tratando de gestionar y ver todas las maneras y formas para poder rebajarlo. Por ahora se ha logrado esto momentáneamente, pero nos da tiempo como para gestionar y ver de qué manera podemos desamarrar este contrato y lograr mantener un peaje a menor costo”.

-Se reconoce entonces que las obras sí debieron ser incluidas, el tema es cómo se  negoció el pago…

“Claro, el diseño comenzó el 2008, hay comunidades que empiezan a habitar alrededor de la ruta, en general el diseño de la obra se va acomodando en la ejecución, es algo normal”.

-Pero ¿No se prevé que esto pueda pasar, estableciendo las soluciones en los contratos?

“Es que en otras carreteras se ha hecho, se han colocado nuevos enlaces y eso se ha cargado al tiempo de concesión, no al valor del peaje.  Aquí hubo una muy mala negociación de la administración anterior. No es posible que por hacer obras que, está bien, son necesarias, lo que no estuvo bien que se haya hecho es que se le haya cargado al valor de los peajes. Aquí la gente se siente engañada porque se les dieron las soluciones de los problemas en su minuto, pero nunca se les dijo que se les iba a cobrar después”.

-Insisto, ¿pero en ese momento no se hizo un recorrido para ver que faltaban estas obras?

“Desconozco eso, pero la verdad es que en la ejecución de las obras uno tiene que estar encima. Los diseños muchas veces son de años posteriores, en un comienzo se pensó ir por Pan de Azúcar, pero la gente no quiso, ha habido modificaciones. El diseño era de 2008, empezó el 2012,  pero la población crece”.

-Pero ahí hubo 4 años. ¿No se pudieron prever todos estos problemas?

“Claro, bueno, se hicieron estas obras adicionales, se solucionaron estos retornos, yo no digo que no se hizo nada, en el fondo se solucionaron algunos problemas y se hizo bien, pero asociado a un cobro de peaje que nunca nadie supo. En su momento los pobladores se tomaron la carretera con neumáticos, protestando porque necesitaban estos retornos. No es que no se hayan hecho, lo que no se hizo fue ser directo con la gente y decirle que las obras que estaban solicitando se iban a hacer a través de un aumento de peaje”.

NUEVAS OBRAS

-En entrevistas, el gobernador de Limarí, Darío Molina, ha dicho que incluso se requiere de más obras adicionales. ¿Se van a hacer?

“Estamos trabajando con los vecinos haciendo recorridos, tanto en Elqui como Limarí y sí hay solicitudes nuevas o promesas incumplidas. Nos han dicho que se prometió un paradero, una pasarela y no se hizo, con cartas de compromisos hechas. Me las han presentado y nos dicen que lo solicitaron el 2015 o el 2016 y aún no están ejecutadas.

“Hemos estado gestionando recursos y ha estado la voluntad de la concesionaria para generar nuevas obras de paraderos, senderos y pasarelas en algunos sectores que se les prometió en su momento”.

-¿Y cuántas serían?

“Corresponden a 5 o 6 pasarelas nuevas, paraderos y algunos senderos, sobre todo en la zona donde hay una estación médico rural y una escuela”.

-Pero ¿cómo se van a pagar?

“Estamos haciendo una resolución en la cual se le solicita a la concesionaria sin costos adicionados, hay que dejar bien claro que no va a ser con aumento del peaje. Tiene que ver con un panel técnico que se junta en el  Ministerio de Obras Públicas, porque algunas de estas pasadas bifuncionales donde el peatón cruza por debajo de la carretera y a la vez son pasadas de agua, hay que quebradas que técnicamente lo hacen inviable. Lo que dijo este panel es que como son técnicamente inviables se tienen que plantear otras soluciones y de esa manera hemos logrado gestionar y solicitarle a la concesionaria estas obras adicionales”.

FACTIBILIDAD DE LA REBAJA

-Tenemos 6 meses entonces en los que se cobraría $2.500. Pero, ¿qué tan factible es que se pueda rebajar definitivamente el peaje?

“Es muy difícil desamarrar el contrato. Acá hay dos partes, tanto el Estado como la concesionaria, hay un decreto que está firmado. Si nosotros modificamos ese contrato recibiríamos unas multas millonarias. Se están viendo los mecanismos, lo positivo es poder mantener este valor original por 6 meses para poder gestionar por varios lados, a través de la presión de los diputados, de la gestión de la intendenta.

“Tenemos que ver los caminos y en ese sentido prefiero ser bastante terrenal e ir paso a paso, no crear falsas expectativas. Queremos ser honestos se va a hacer todo lo posible, pero yo no puedo asegurar que la rebaja en el valor del peaje se mantenga”.

-Claro, es importante sincerarse con la gente, porque ahora anunciamos que se baja, pero después podría volver a los $2.900…

“Eso se ha dicho desde el comienzo, que era por 6 meses hasta que busquemos una solución final, que esto no era una rebaja constante y nos daba tiempo para probar los distintos caminos y lograr una rebaja. Haremos todos los esfuerzos, intentaremos buscar por todos lados”.

-Una opción podría ser aumentar los años de concesión, pero ya está establecido en 30 años

“Por eso digo que es bastante compleja la situación y hay que estudiarlo por todos lados”.

-¿Se podría pedir el aumento de subsidio estatal?

“Claro, pero ya es bastante alto, está casi en un 70%. Lo que sucede es que es una obra donde, a diferencia de la Ruta 5, existen muchas comunidades, debe ser de las carreteras con más obras por kilómetro, por eso el alto valor que tiene, fue rentable, pero apenas. Vamos a estudiar los caminos y ver cuál exactamente es la chance, quizás incorporar algún peaje lateral de $500 pesos y con eso quizás poder rebajar el costo que tienen que pagar los ovallinos.

“Tenemos que entender que aquí también hay un daño económico a la gente y eso es lo que tenemos que reparar, porque de verdad el valor es bastante alto y no vamos a parar de criticar a la administración anterior, acá hubo una muy mala decisión de un decreto firmado por la ex Presidenta y el ministro Undurraga, en conocimiento de las autoridades regionales. Tiene que haber un mea culpa de ellos para que reconozcan ese error”.

-¿Pero usted mismo reconoce que es un contrato difícil de modificar, en ese momento a lo mejor tampoco existió otra opción, como aumentar los años o el subsidio?

“Claro, puede ser. Qué creo yo, hace un año en Chile estábamos en una crisis económica, Chile se volvió a endeudar, empezamos a ver de dónde sacamos recursos, entonces claramente lo más probable es que Hacienda haya tenido la billetera vacía. Entonces, seguramente dijeron subsidiemos un poco más y se encontraron con que no tenían recursos y cargaron las obras al valor del peaje. Perfecto, hasta ahí todo bien, pero si lo van a hacer avísennos, dígannos y no que nos enteremos por la publicación que hace la concesionaria en el diario”.

-Se van a seguir haciendo gestiones en Santiago entonces, porque la solución está allá…

“Exacto, pasa por la Dirección General de Obras Públicas, por Hacienda y Concesiones que con sus profesionales estamos viendo los distintos caminos, pero el contrato es bastante complejo, es entre dos partes, no es fácil, pero siempre con la verdad de frente, lo hemos dicho en todo momento, que esta rebaja es momentánea y en 6 meses más lo más probable es que suba a $2.900”

-Usted habla de la posibilidad de hacer un peaje lateral, recorro la carretera y la única opción que veo es Andacollo…

“Sí, es una idea que yo estoy pensando, no es algo que hayamos conversado ni que hemos estudiado tampoco. Yo estoy buscando distintos caminos y tenemos 6 meses como para ver las distintas opciones, no sé si es que se pueda también contractualmente, pero me parece que claramente la ruta tiene que ser solidaria con todos los pueblos y hoy en día lamentablemente Limarí es quien está siendo más golpeado. Si usted me dice que sería Andacollo, creo que $500 pesos se puede buscar una fórmula, no lo sé, hay que estudiarlo, tenemos que agotar todas las instancias”. 3701iR

¿Es posible una mayor rebaja?

-Se han realizado protestas e incluso hay quienes piden bajarlo a $1.000. ¿Es factible?

“La verdad es que $1.000 es imposible, no tiene sustento. De partida hay que entender que esta obra la pidió la gente, la llamada “Ruta de la Muerte” ahora va a ser mucho más segura, va a haber un ahorro de tiempo importante, va a tener seguridad, una mantención a través de concesiones y no de recursos de vialidad. Trae consigo muchos beneficios, es un buen proyecto, sólo lamentamos el valor del peaje, pero cuando entre en operación la gente va a notar la diferencia, hay que verle también el lado positivo, será una ruta de alto estándar”.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X