• Los sectores “Minería y Servicios Sociales”, “Personales y Comunales” incidieron positivamente al resultado regional.
  • La minería también impacta positivamente en la construcción, de manera que el panorama resultará más alentador a futuro, de mantenerse las proyecciones para el precio del cobre.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El descenso del Índice de Actividad Económica Regional fue de 0,3% en un año, acumulando en lo que va del año y a septiembre de 2017 una contracción de 1,5%. Expertos analizan los resultados.

Pese a que la industria en general ha comenzado a ver de manera optimista un leve repunte en la economía nacional y regional, los resultados del Índice de Actividad Económica Regional (Inacer), volvieron a poner paños fríos sobre el positivismo de algunos empresarios.

De acuerdo a las cifras del tercer trimestre, entregados por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), la actividad económica de Coquimbo cayó, aunque de forma menos pronunciada que en trimestres anteriores. Así, el descenso fue de 0,3% respecto de igual trimestre de 2016 (julio-septiembre), acumulando a septiembre de 2017 una contracción de 1,5%.

Y justamente fue una baja “leve”, ya que durante el trimestre anterior (abril-junio) se observó una contracción de un 4,3% respecto a igual período del año anterior: la caída más pronunciada del índice desde el año 2009.

LOS SECTORES MÁS GOLPEADOS

Los sectores de “Servicios Financieros y Empresariales” y “Construcción” fueron los que más impactaron en el resultado trimestral. En este último destacó la menor actividad en el subsector Obras de ingeniería pública, asociada a menor inversión en proyectos viables. Otros sectores que influyeron en la disminución del indicador regional fueron “Industria Manufacturera”; “Comercio”, “Restaurantes y Hoteles”; “Electricidad”, “Gas y Agua”; y “Transporte y Comunicaciones”.

Al respecto, Pablo Pinto, académico de la Escuela de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica del Norte, comentó que en relación a las proyecciones, el desempeño negativo que presentó el sector durante el trimestre, fue incidido por dos de los subsectores que componen los rubros mencionados. “El subsector que más impulsó la baja del sector fue “Servicios Inmobiliarios”, donde destacan actividades de compra, venta y alquiler de inmuebles debido a las menores ventas reales durante el período”, analizó. En menor medida, agregó, incidieron las bajas ventas reales en el subsector “Servicios Empresariales”, industria que involucra una variedad de actividades empresariales.

LAS REACCIONES DESDE LA INDUSTRIA DE LA CONSTRUCCIÓN

Asimismo, Sergio Quilodrán presidente de la Cámara Chilena de la Construcción de La Serena y respecto a esa industria, explicó que si bien durante este segundo semestre se ha visto una recuperación en el segmento inmobiliario, lo que ha implicado retomar proyectos que estaban detenidos y contratar mayor mano de obra, ciertamente en materia de infraestructura y obra pública han ido quedando un poco rezagados. “Es por ello que dentro de las reuniones trimestrales que tenemos con representantes regionales del Ministerio de Obras Públicas (MOP) y el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu) hemos solicitado que se agilicen aquellos proyectos que cuentan con RS (Recomendado Satisfactoriamente) por parte del Ministerio de Desarrollo Social”, adelantó. De esa manera contarían con una cartera de inversión definida que apalancaría mano de obra, recursos, tecnología e innovación.

Por otro lado, una de las estrategias que adoptó hace unas semanas el gremio constructor fue identificar aquellos proyectos de infraestructura pública que cuentan con factibilidad técnica, de manera que puedan ser incorporados a la glosa presupuestaria y así ser ejecutados durante el próximo periodo de gobierno. “De esa manera, las nuevas autoridades tendrán clara la hoja de ruta de la región y priorizarán una cartera que responda a las necesidades sociales y económicas de la región de Coquimbo”, aseguró Quilodrán.

De acuerdo a datos del gremio, Chile posee un déficit de infraestructura superior a los US$151 mil millones hacia el año 2025. Por ende, si se lograra reducir esa brecha, se podría expandir el PIB nacional en torno a un 6% por año. “De allí la importancia que como región también hagamos lo propio y tengamos definido hacia dónde orientar el financiamiento público”, dijo el presidente del gremio de la construcción. Asimismo, esperan establecer incentivos para que las empresas regionales sean parte de este plan de inversiones y entreguen sus conocimientos y experiencias para concretar apuestas que promuevan la calidad de vida de las personas y la competitividad del territorio.

RUBROS QUE EMPUJAN AL ALZA

Por otra parte, los sectores “Minería y Servicios Sociales”, “Personales y Comunales” incidieron positivamente al resultado regional. En el primero influyó una mayor producción de molibdeno, explicada por una mejor ley del mineral extraído en una importante faena regional.

Desde la UCN, señalan que el peso del molibdeno en términos de exportaciones para la región de Coquimbo es de 0,2% del total de exportaciones, y que el mayor peso lo tiene cobre con 96% del total de exportaciones y hierro con 3% del total de exportaciones de la región.

Mientras, en el segundo lugar de las industrias que empujaron el alza se ubicó el subsector Salud. Los otros sectores que presentaron desempeño positivo fueron Propiedad de la Vivienda; Pesca; y Silvoagropecuario.

Frente a los resultados, Guillermo Honores Marín, analista del Observatorio Laboral de la región de Coquimbo, manifestó que el panorama se aprecia más optimista para el próximo trimestre impulsado por, en primer lugar, el alza en el precio de los commodities, en particular, el precio del cobre, que ha superado la barrera de los USD$3 y ha generado a la fecha en la región 1.695 empleos más que lo reportado para el mismo trimestre del año anterior. “Asimismo, los índices seguirán al alza por el efecto de la temporada estival que hará recuperar los empleos y el crecimiento al alero de la llegada de turistas nacionales y extranjeros”, dijo.

MINERÍA INCIDIRÁ POSITIVAMENTE EN CONSTRUCCIÓN

Cabe destacar que la minería también impacta positivamente en la construcción, de manera que el panorama resulta más alentador. Finalmente, el sector agrícola fue un sector que se vio afectado por la sequía en los años anteriores, pero se muestra como un sector que se está recuperado, mostrando niveles positivos en la actividad económica.62-03

LOS RESULTADOS A NIVEL NACIONAL

De las catorce regiones del país que miden el INACER, ocho presentaron crecimiento, destacando la región de Arica y Parinacota principalmente, por un aumento en la actividad del sector Minería, asociado a una mayor producción de ulexita. Por el contrario, Aysén presentó el mayor decrecimiento respecto al mismo trimestre del año anterior destacando la menor producción de plata y oro.

Otras regiones que decrecieron fueron Tarapacá (-5,6%) y Maule (-1,6%). En la primera, la contracción se asoció a las disminuciones presentadas por los sectores Servicios Financieros y Empresariales, y Minería. En la región del Maule, el resultado se debió a la disminución anotada por el sector Silvoagropecuario.

4,3% fue la contracción que evidenció el INACER en la región de Coquimbo durante el segundo trimestre de 2017.

 

“El subsector que más impulsó la baja fue “Servicios Inmobiliarios”, donde destacan actividades de compra, venta y alquiler de inmuebles”. Pablo Pinto, académico UCN.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X