Siempre hemos escuchado que la familia la recibimos como parte de una herencia, como una suerte de imposición de la que no nos podemos abstraer, y que los amigos son parte de una elección personal, muchas veces casual que nace de una conexión neurobiológica, no exenta de coyunturas emocionales y afectivas.Ser amigo de alguien es más que decirlo o que los demás lo vean así, es contar con figuras de confianza  que se reconocen en la honestidad y no en lo políticamente correcto, ya que ellos poseen la libertad de decirnos muchas veces lo que nosotros no queremos escuchar, son quienes cuando nos encontramos en dificultades o contrariados,  y no podemos encontrar una salida,  nos pueden  ayudar a encontrar algún escape, porque hay un compromiso implícito de fidelidad y de lealtad, respaldado por una especie de manifiesto que lo único que nos permite prometer es que no podemos prometer nada (algo). Los amigos de verdad no son nuestros paños de lágrimas ni mucho menos  cómplices de nuestros errores ni paladines ante las injusticias que nos pone de vez en cuando la vida, son parte de uno y uno es parte de ellos . “yo soy tu amigo , pero estoy totalmente en desacuerdo con lo que piensas, con lo que haces y con lo que crees, pero pese a ello, te respeto”.En el convulsionado mundo en el que vivimos, poder “hacer” y /o conservar a los amigos es una tarea muy difícil, el tiempo es cada vez más amenazante e inquisitivo y se opone a  esta relación, sólo permitiendo las comunicaciones virtuales y haciendo desaparecer las conversaciones cara a cara. Solemos escuchar “yo tengo xxx amigos en Facebook”, desfigurando el verdadero significado de esta palabra y reduciéndolo a un puñado de caras y dedos que hablan por nosotros sin ninguna entonación  (ésa  la ponemos nosotros y a más de alguno le ha pasado que se ha ganado una discusión por hacerlo erróneamente ),  este fenómeno se define mejor dentro del “voyeurismo virtual”.Aaron se caracteriza por su lealtad , por la valoración que da a la palabra empeñada, por la humildad con la que da un paso al costado cuando es necesario y con la misma humildad con la que regresa cuando se lo piden. Mike, sin ser diametralmente opuesto, es de respuestas rápidas e inteligentes, muchas veces son una defensa para no sufrir, una coraza que lo protege de la injusticia ajena,  y de la propia también, pero cuando quiere a alguien  lo hace de verdad.Ya que las series se han puesto de moda, los invito a ver: Suits y Designated Survivor, con ambas quedan más claros estos conceptos y aprovecha de entretenerse, después las puede comentar con algún amigo… si es que lo tiene. 

Otras columnas de este autor

 

 

 

X