Hoy voy a escribir sobre dos grandes peligros que nos asechan de manera sigilosa, pero que muy pocos han podido darse cuenta. Trataré de exponerlo ejemplificando con los llamados Xmen… espero no herir los sentimientos de nadie, pero creo firmemente que llegó la hora de defender lo que creo correcto.

En la vereda del lado de donde esto se mire, hay sujetos X que hace ya varios años han incursionado en el quehacer nacional e internacional.  Desde los movimientos sociales – universitarios y/o políticos, estos Xmen con su gran laboriosidad, discurso pro y su cautivador mensaje han logrado hacer lo que muchos distinguidos ni siquiera en sus sueños lograrían… llegar a la médula de los indecisos y los inconscientes.

Pero por que iniciar una campaña del terror,  advertir o especular  sobre  cosas que al parecer no pasarán. Por una razón muy sencilla. A estos Xmen no les interesa en lo más mínimo una sociedad basada en la familia. Para ellos, como en otras partes del mundo el centro de la sociedad es el individuo y la familia queda relegada a cuestiones más bien de carácter transitorio.

Estamos en el momento exacto en que podemos hacer la diferencia, podemos generar el punto de inflexión sobre lo que sabemos por historia y experiencia,  aunque algunos hoy no quieran asumirla, nos servirá para garantizar una sociedad plena.

¿De donde es posible extraer esta experiencia? En cosas o lugares muy sencillos…por ejemplo miremos lo que ocurre en las escuelas y liceos. De hecho en la escuela donde trabajo cada día es posible ver como la decadencia de la familia afecta duramente a las nuevas generaciones. ¿Por qué? Por la razón antes expuesta. Las necesidades del ser humano en su individualidad hoy son más importantes que el bien colectivo.

Y que tienen que ver estos Xmen en todo esto… bueno son responsables en cada acción que toman para distanciar de la sociedad a la familia.

Esto no tiene que ver con comunismo, socialismo o neoliberalismo;  tiene que ver con la concepción de la estructura social.

Para aquellos que entienden que la familia es lo más importante, ya sean religiosos o no tienen el deber de generar el punto de inflexión antes mencionado.

Obviamente sabemos que la tarea no será para nada fácil, ya que la decadencia en el pensamiento y en la anemia espiritual que lamentablemente vivimos, estas cosas parecerán como burdas,  fuera de contexto o retrogradas. De hecho en televisión cada día vemos como se defienden con absoluta y ferviente convicción cuestiones como matrimonio homosexual, adopción homosexual, identidad de género, cuando en realidad ni la ciencia y menos la naturaleza de Dios lo han aprobado. Dicen que es la solución a los problemas, pero no tienen ningún fundamento serio que los avale.

Estos Xmen son tremendamente peligrosos y sutiles como el enemigo común… no descansan, menosprecian lo verídico, pisotean al que no es capaz de salir a defender su posición, ya sea por miedo o por incredulidad, pero que siente lo mismo que la mayoría.

Alaban un millón, pero desconocer a los otros diecisiete que piensan distinto. Son capaces de movilizar con astucia aquellos que quieren hacer lo mismo. Parecen preocupados, pero en realidad están ocupados en como introducir sus ideales.

Xmen lamento decirles que quedaron en evidencia… que vamos a trabajar con mucha dureza en contra de ustedes. Lo más probable es que muchos de mis propios hermanos no creerán, pero es parte de lo que está escrito. No vamos a flaquear ya que la desgracia de  mis hermanos no será la de ustedes. Y aunque no guste reconocerlo, nunca será de su real interés. Así que a trabajar y a escribir para que todos puedan saber reconocer lo que realmente quieren ustedes lograr.

 

HACEMOS UN LLAMADO a los ciudadanos responsables y a los funcionarios de gobierno de todas partes para que fomenten aquellas medidas designadas a fortalecer a la familia y a mantenerla como la unidad fundamental de la sociedad.

 S.U.D

Autor

 

 

 

X