Hace muchos años un sabio dijo: “Los huevones son un recurso inagotable”. ¿Y por qué son inagotables? Por una razón muy sencilla, todos los días nace un huevón nuevo. Que chilenismo más bien justificado para distinguir a personajes poco asertivos, y aunque sea una grosería estoy cada vez más de acuerdo con el uso del calificativo en este tipo de seres.

Ayer después de una larga y esforzada jornada de reflexión en un trabajo solicitado por el MINEDUC para todas las escuelas y liceos del país, sobre el rol docente en el contexto de aprendizaje de los miles de niños chilenos, llego a mi casa y tomo conocimiento de la aberrante frase del Ministro de Educación.

Siendo profundamente sincero y alejándome de mis ideales socio-políticos, debo reconocer que más que una mera frase sacada de contexto, esto refleja lo que este personaje y muchos otros ciudadanos sienten y piensan en este país tercer-mundista.

Ejemplo claro  de ello, es la discusión generada en Santiago por el uso del suelo en una comuna “pelolais” para la construcción de viviendas sociales. Qué situación más indignante… tener que mendigar por la tierra que nos vio nacer. En fin, al parecer nadie quiere la pobreza de su lado y de eso debemos hacernos todos cargo. A mí hoy sinceramente me preocupa más la pobreza espiritual, ya que solo tiene cura cuando hay un análisis personal muy profundo y cuando somos capaces de hacernos cargo de nuestras propias debilidades.  

Me preocupa enormemente que el representante de un ministerio tan sensible como es la Educación sea capaz de asegurar tal falacia y que además pretenda externalizar de manera ofensiva su responsabilidad, pasando por alto sus propios compromisos.

Este señor no tan solo nos ofende, sino que pasa por excremento las bases que han cimentado nuestra hermosa tierra y toda su historia.

Hoy soy testigo que la educación chilena está súper financiada y lo viene estando hace muchos años y gobiernos atrás,  pero muy mal administrada. Miles de millones mal asignados. Si fuera tal como dice el Ministro, es el estúpido más grande de la tierra y un muy mal empresario. ¿Quién se hace cargo de algo que está destinado a fracasar? Veo cada día como el dinero se escurre sin llegar a los verdaderos beneficiarios.  Así que, vuelvo a recalcar que el problema de la educación no es el dinero, lamentablemente es su guardián.

Me atrevo a decir que esto es un episodio de tal gravedad, como lo fueron las muertes en periodo militar. Ya que este huevo grande pretende matarnos a largo plazo. Pretende cercenar las capacidades de las próximas generaciones, que por lo demás, ya se encuentran bastante inestables.

El presidente de todos los chilenos, y tengo derecho a exigirlo porque fui a votar y además por él, debe ponerse los pantalones y por una vez en su vida dejar de lado el proteccionismo, debe mostrar madurez y sensatez. Varela debe salir ahora del ministerio y debe ser juzgado socialmente por su irrespetuosa conducta. Chile no es el mismo de hace veinte años y de seguro que la sociedad del conocimiento nos ha revestido con tal poder que este tipo de cosas ya no son pasadas por alto.

Estamos cansados de las retroexcavadoras, de los días mejores y de política que nos separa socialmente.

Si no vamos a hacer la diferencia es mejor callar y seguir adelante cometiendo los mismos errores. Por último pasar piola como se dice vulgarmente es mejor que dar explicaciones que confirmen la estupidez.

Autor

 

 

 

X