Sólo en horas más, estaremos  mirando el reloj y esperando impacientes las 12 de la noche, para comenzar con los abrazos,  hacer los primeros brindis y –por supuesto– abrir la fiesta a los sones de bronce del clásico “galeón español” de Tommy Rey,  y del infaltable “un año más” de los Viking’s 5…Estaremos recibiendo al año 2017…Estuve revisando columnas que escribí años anteriores, con ocasión del Año Nuevo, y debo reconocer que fueron demasiado negativas y poco optimistas, por ello decidí que esta vez sería distinto: un mensaje de alegría para comenzar un nuevo año con el mejor de los ánimos, destacando todo lo positivo de los próximos 12 meses.Para ello, partí leyendo el Informe de Política Monetaria de diciembre, del Banco Central de Chile, pero me encontré con que se redujo la proyección de crecimiento del PIB para 2017 a un rango entre 1,5% y 2,5%.Luego vi el Calendario Chino, y como este señala que el 2017 será el año del gallo,  lo que significaría  un contexto de mayores riesgos y niveles de confianza que siguen siendo pesimistas, además que dice que al gallo no le gusta la improvisación… y ahí estamos mal en Chile.En el 2017 se espera una dura campaña política, parlamentaria y presidencial, en la que deberemos armarnos de paciencia para escuchar tanta necedad.Para colmo, no falta el supuesto vidente brasileño prediciendo catástrofes.O sea,  nuevamente este año no podré hacer un comentario positivo, por lo que sólo cabe esperar el nuevo año con algún tipo de cábala para la buena suerte.Me contaron una nueva que no conocía : “Abrir todas las puertas de la casa al llegar la medianoche, para dejar ir al año viejo y dejar entrar con todo al nuevo…”, a menos que entre alguien no invitado y empecemos el  año con un nuevo robo en lugar habitado…

Autor

Otras columnas de este autor

 

 

 

X