Este 21 de mayo es la celebración de las glorias navales. Fecha importantísima para nuestra historia, porque a pesar de que se perdió una batalla, la gesta de sus héroes nos permitió ganar una guerra. Pero también es la fecha en que tradicionalmente el Presidente de la República da su discurso al país para rendir cuenta de su gestión. En realidad eso ocurrió hasta el Presidente Piñera, porque desde el 21 de mayo de 2014, en vez de rendir la cuenta de una gestión, se transformó en un listado de ofertones que hoy en día difícilmente se cumplen y ni siquiera se cumplirán. A modo de ejemplo, tenemos las promesas de construcción de hospitales, estadios, obras de infraestructura vial, cesfam, en fin. una serie de titulares para la galería. 
También la reforma educacional, que sin duda hoy está bien al debe y de llevarse a cabo será una especie de Transantiago 2.0. Por lo tanto, qué es lo único que ha podido concretar en estos 2 años este gobierno en términos generales, sólo un par de cosas. Primero la reforma tributaria, que ya fue reformada y que hoy por hoy, se está planteando una nueva reforma de la reforma de la reforma original (puchas que perdí palabras). Por otra parte se sacó adelante un proyecto trascendental para la ciudadanía que fue la aprobación de un nuevo sistema de elección de parlamentarios, sustituyendo el sistema binominal por uno proporcional, aumentando innecesariamente el número de integrantes. Se está aprobando una ley de aborto, que en definitiva lo único que hace es liberalizarlo, sin tomar en cuenta una serie de cosas paralelas que quedaron simplemente en el tintero. 
Se dio inicio al proceso constituyente, entiendo casi que con ello los chilenos y chilenas obtendríamos la panacea con una nueva constitución que prácticamente lo arregla todo. 
Finalmente, pretendió sacar adelante una reforma sindical, parte de cuyo contenido era inconstitucional, es decir, contrario a nuestra ley superior del Estado y que prácticamente quedó en fojas cero. Eso es en resumen lo que se ha realizado en estos 2 años de gestión, porque las cosas hay que decirlas, muchos de los proyectos que han inaugurado provienen principalmente del gobierno anterior.
 Por todo esto y dado que este es un año electoral, tengo toda la impresión de que se nos viene un discurso lleno de ofertones para la ciudadanía. Será de grandes titulares que encandilarán a muchos y que generarán una esperanza que difícilmente se podrá cumplir. Será un listado con obras, programas y promesas que se transformarán en los eslóganes de los candidatos de su coalición. Asimismo, se tratará de limpiar la imagen de este gobierno, hablando de crecimiento, empleo e inversión. En definitiva la pregunta del millón es, ¿Ud. le va a creer?

 

 

 

X