No sé si se toma algún tiempo  para leer los estados de whatsApp de sus contactos, cada uno de ellos , aunque sea de distinta forma quiere decir algo de su intimidad , en la inmediatez que hoy existe de sentirse siempre conectado a alguien, solo, pero paradójicamente acompañado.
Los estados los podríamos clasificar de modo amplio  y arbitrario en las siguientes categorías: los felices, los filosóficos, los de autoayuda,  los desquiciados y muchos otros que surgen de la necesidad de comunicar, lo que a veces no se puede decir mirando a alguien a la cara.
Los felices, son los más vulnerables a la crítica porque convengamos que la felicidad son momentos,  y que ni  las familias  ni las parejas perfectas  existen, aunque hay muchos que se empeñan en querernos hacer  pensar lo contrario. Este tipo de estado generalmente va acompañado de fotografías en donde las personas  aparecen solas, y pueden obedecer a un deseo como también a una frustración  “Feliz hombre de familia”.
Los de autoayuda, francamente agotadores, habitualmente los utilizan personas que requieren algún tipo de refuerzo personal, pero que además quieren decirle al resto que hay formas de actuar que los ponen en ventaja sobre los demás, muchas veces van acompañados de fotografías de paisajes, de nubes, de senderos de imágenes que dan algún tipo de paz y/o de conformidad “Tú eres más fuerte que tus miedos, tus fuerzas son mayores que tus dudas”.
Los desquiciados, hablan abiertamente de la venganza, son más bien, de corte amoroso-pasional, hablan mal del sexo opuesto, ponen en  entredicho la libertad del amor, la factibilidad de que existan parejas en las que ambos son fieles, son inquisitivos y verborreicos, los que los escriben anhelan que todo el mundo los lea, porque su trasfondo es la destrucción de la imagen de alguien ,  son palabras que denotan y connotan frustración como por ejemplo : “Cuando una mujer comienza a controlar sus lágrimas …ya la perdiste”. Las personas que hacen uso de este tipo de estados tienen una necesidad de cambiarlos constantemente, ya que es mucho lo que quieren gritar esperando que muchos los escuchen , especialmente en quién se pensó cuando se escribió “Feliz día del hombre, a los que han logrado serlo; a los que no , tranquilos que ya se acerca el Día del Niño” (ambos pertenecen a la misma persona).
Vamos a seguir hablando de este tema…

Otras columnas de este autor

 

 

 

X