Crédito fotografía: 
Referencial
En el caso de deuda bancaria, los sectores de ingresos medio-altos incrementaron sus niveles de endeudamiento entre el 2015 y 2017, mientras transversalmente se observó un aumento de la carga financiera en igual período.

El Banco Central de Chile advirtió sobre "algún grado de deterioro" en los indicadores financieros de los hogares, en los que persisten riesgos señalados con anterioridad.

Según el Informe de Estabilidad Financiera (IEF) correspondiente al primer semestre de 2018, esos riesgos "siguen concentrados en la evolución futura del mercado del trabajo", particularmente en hogares con un alto nivel de endeudamiento y con bajo margen financieros para afrontar impactos en los ingresos.

El informe apunta en particular a la deuda agregada de los hogares, que alcanzó el 46 % del PIB al cierre del año 2017.

En el caso de deuda bancaria, los sectores de ingresos medio-altos incrementaron sus niveles de endeudamiento entre el 2015 y 2017, mientras transversalmente se observó un aumento de la carga financiera en igual período.

"Lo anterior, sumado a un mayor uso de créditos rotativos entre algunos deudores desde finales de 2017, apuntaba a que éstos tendrían menores holguras financieras", de acuerdo con el IEF.

Respecto de la situación de las empresas, el informe señala que en el tercer y cuarto trimestre del año pasado la deuda agregada se redujo hasta un 111 % del PIB.

La reducción al cierre de 2017 alcanzó el 1,4 % real anual, en línea con el menor crecimiento de la deuda externa, el cual estuvo en gran parte explicado por la apreciación del peso chileno en ese período. En relación al punto más alto alcanzado sobre el PIB, en el tercer trimestre de 2015, la disminución de la deuda alcanzó a 3,1% real.

Los indicadores de impago presentaron aumentos moderados respecto del IEF anterior, concentrados principalmente en empresas de los sectores actividades inmobiliarias y otros servicios financieros.

En ese contexto, el Banco Central advierte que "en un escenario donde la actividad de estos sectores no aumente en línea con el resto de la economía, podría deteriorar aún más la situación de impago de estas firmas".

Respecto del sistema bancario, el IEF advierte que los riesgos descritos en informes previos persisten, entre ellos un nivel de capital con menores holguras respecto de años anteriores y una mayor participación de las garantías como mitigadores del riesgo de crédito.

"Desde el tercer trimestre de 2017, el sistema bancario incrementó ligeramente sus indicadores de rentabilidad, pero la solvencia patrimonial se mantuvo rezagada respecto de estándares internacionales", previene el texto.

A pesar de un repunte en las cifras de actividad económica del país, "una recuperación más lenta de lo esperado podría deteriorar la calidad de la cartera de los bancos", subraya.

En ese contexto, precisa que "los ejercicios de tensión señalan que, a pesar de que el sistema ha mostrado una reducción de riesgos relacionados con la recuperación de la actividad económica, la banca continúa con niveles de capitalización moderados en relación a resultados previos".

Según el emisor, un deterioro abrupto de las condiciones externas de financiación se mantiene como uno de los riesgos más relevantes que enfrenta la economía chilena.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X