• “Ha aumentado la denuncia, lo que nos ha permitido focalizar donde hay delitos de mayor connotación social”, indicó el general Ramón Alvarado, jefe IV Zona
  • Ramón Alvarado Donoso fue ascendido al grado de general y ocupa la jefatura de la IV Zona de Carabineros
  • El general Ramón Alvarado destacó la coordinación con las autoridades y el rol de la comunidad en la seguridad pública.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Ascendido al grado de general, el jefe de zona Ramón Alvarado destaca la disminución de los delitos y asegura que el sistema STOP ha sido clave a la hora de coordinar el trabajo con las autoridades y la comunidad, en medio de la evaluación de los primeros meses de su gestión.

La llegada del entonces coronel Ramón Alvarado a la jefatura de la IV Zona de Carabineros en noviembre de 2018 fue para muchos inesperada. Luego de un breve, pero arduo trabajo por parte del general Ramón Araya -quien llegó a suceder a Rolando Casanueva- se vinieron los cambios.

6% han disminuido los delitos de mayor connotación social en la región según cifras del sistema STOP de Carabineros.

En medio de todo el movimiento que produjo el caso de Camilo Catrillanca en la Región de Araucanía, el jefe de esa zona presentó su renuncia y su par de Antofagasta tomó su lugar, mientras que el elegido para ocupar esa vacancia en la II Zona fue Araya, quien había recibido la bienvenida rodeado de autoridades de Gobierno, parlamentarios y otras instituciones uniformadas, comprometiendo de inmediato un trabajo en conjunto para el combate a la delincuencia en la Región de Coquimbo.

“Ha aumentado la denuncia, lo que nos ha permitido focalizar donde hay delitos de mayor connotación social”, general Ramón Alvarado, jefe IV Zona

A un mes de su designación el general fue trasladado y el cargo quedó en manos de Alvarado, en calidad de suplente, a la espera de la decisión de la institución, que debía evaluar entre realizar un nuevo cambio, o ascenderlo a general, que fue lo que finalmente ocurrió el 08 de enero, desde cuando ostenta el grado máximo de la región y ocupa de manera titular la jefatura de la IV Zona.

"Nuestra labor apunta a realizar un trabajo en conjunto con la comunidad y las autoridades, lo que se está desarrollando a plenitud", general Ramón Alvarado, jefe IV Zona

Con una experiencia avalada por su paso por la Contraloría General de Carabineros, Labocar, distintas comisarías y su más reciente cargo como jefe de gabinete del general subdirector, Alvarado conversó con Diario El Día a pocos días de completar tres meses en su nuevo puesto, donde destacó los resultados locales en la disminución de los delitos y habló del rol de cada actor en la seguridad pública.

Este cambio podría tomarse como una consecuencia indirecta de lo que pasó en La Araucanía, fue bastante sorpresivo para muchos que se cambiara al general en un mes…

“Lo que pasa es que ya estaba estructurado el alto mando para 2019, pero por esta circunstancia se produjo una vacancia y había que cubrir este cargo, que no estaba cubierto por un general”.

¿Qué tan común es un coronel como suplente en una jefatura?

“No es tan común, pero se da dentro de la subrogancia que uno realiza cuando un general se ausenta de la región por distintos motivos. En este caso surgió la necesidad de trasladar al jefe de zona de Antofagasta a la región de la Araucanía, y el general que se encontraba acá se desplazó a la II Zona, y en virtud de que acá faltaba un oficial superior, se designó mi nombre para que yo cumpliera esa función”.

Primero como suplente y actualmente es jefe titular de la zona ¿Cómo lo toma?

“El deseo que uno tiene es permanecer mucho tiempo en una región, no obstante siempre está la alternativa o posibilidad de que se vayan produciendo situaciones donde se vayan modificando en algún sector, pero eso es normal”.

¿Cuál fue la sensación en la interna? desde fuera se podría ver como una señal de inestabilidad estos cambios tan repentinos. La llegada de Araya tuvo mucha prensa…

“No, en lo absoluto, nosotros como institución estamos preparados para enfrentar situaciones complejas, siempre están los recursos humanos necesarios para ir cubriendo cada una de las plazas que se van generando”.

¿Cómo ha sido el trabajo hasta el momento?

“Ha sido bastante arduo, no obstante el trabajo realizado por la administración anterior fue muy positivo, por cuando se mantuvo la disminución de los delitos de mayor connotación social en 6%, eso visualiza un trabajo correcto, realizado a través del desarrollo de los distintos servicios policiales que se han generado en toda la región”.

Esa disminución se menciona siempre como uno de los logros de STOP en la región ¿Han surgido nuevos desafíos con este sistema?

“Si claro, el desafío enorme es seguir bajando. Estabilizar y bajar, mantenerse bajo de la curva que está definida como una normalidad de los delitos, pero nuestra labor va apuntada principalmente a realizar un trabajo en conjunto con la comunidad y con las autoridades, lo cual se está desarrollando a plenitud”.

¿Más allá de las cifras, se han ido cumpliendo los compromisos?

“Si, me ha tocado presenciar dos sesiones de STOP donde hay una activa participación de las autoridades regionales y conforme a los acuerdos y compromisos que se han ido adquiriendo, hemos ido logrando focalizar los delitos y controlarlos”.

Un tema que siempre preocupa a la autoridad policial es la baja denuncia ¿Se ha avanzado en eso?

“Efectivamente, ha habido un aumento de la denuncia por parte de los ciudadanos, lo que nos ha permitido ir focalizando a aquellos lugares donde hay más delitos de mayor connotación social y nosotros seguimos, a través de las distintas reuniones que sostenemos con las juntas de vecinos, insistiendo y motivando a que denuncien. Esto nos permite focalizar los delitos, distribuir los servicios policiales y con el tiempo ir definiendo la posibilidad de crear un nuevo cuartel en lugares que se vean mayormente afectados”.

¿Qué pasó con el que se construiría en el Sector Oriente? Para la comunidad no se ha avanzado mucho…

“No es que no se haya avanzado, pero se tienen que realizar estudios, contando con los terrenos y con la dinámica policial, es eso lo que nosotros tenemos que verificar ahora, cuál es la incidencia policial de ese sector, para ver si efectivamente demanda la construcción de un cuartel policial. Nosotros nunca hemos dejado de lado ningún proyecto, todo lo contrario, los proyectos demandan un tiempo en su desarrollo, diseño y ejecución, porque también hay que ver los recursos financieros para la construcción del mismo y contar con los recursos humanos y logísticos para destinarlos a esos lugares, y eso nos demanda tres, cuatro, hasta cinco años poder concretar un proyecto”.

¿Aún hay déficit de funcionarios?

“Si, lo que pasa es que siempre hay menos carabineros, siempre estamos tratando de cubrir todas las vacantes o las plazas que existan. Quizás hoy en día con mayor rapidez estamos pensando en el tema de los cuarteles móviles, que demandan un menor tiempo poder contar con ellos. Hay una carencia, sí, pero eso significa que vamos a redoblar los esfuerzos para cubrir la demanda de seguridad de la ciudadanía”

La gente siempre quiere más carabineros...

“Siempre, y para nosotros sería ideal poder contar con un carabinero en cada cuadra, pero redoblamos nuestros esfuerzos y constantemente está saliendo personal que realiza labres administrativas”.

Desde hace un tiempo están haciendo los cambios de turno en la calle, mucha gente lo confundía con procedimientos ¿De dónde surge la idea y cómo ha funcionado?

“Bastante bien, nosotros le hemos dicho a la comunidad a través de las juntas de vecinos y esa es una instancia para que ellos vean como se prepara el carabinero antes de salir a los servicios y cuáles son las instrucciones que se les imparten. La finalidad es que los mismos ciudadanos puedan omitir su opinión, esto es una apertura de puertas, la idea, volver acercarse a la comunidad”.

¿Cómo ha funcionado el trabajo en temporada estival?

“Aquí nos ha ido bastante bien en los primeros días de veraneo. Todos nuestros servicios se fueron reforzando en los sectores más turísticos. También se han estado efectuando los servicios al interior, por lo tanto nos hemos mantenido bastante bien y controlados, pese al aumento que se produce en la población flotante. Ha habido una buena reacción de los servicios”.

¿Qué evaluación hace de los funcionarios a su cargo?

“Bien, como en todo grupo humano hay gente muy destacada, otra que no se destaca tanto y otra que hay que hacerla destacar, por lo tanto el funcionamiento ha sido bastante positivo. Se ve un trabajo, se ve que hay un compromiso del carabinero por cumplir bien con su labor y estar siempre al pendiente de lo que el ciudadano requiere”.

La imagen de Carabineros

A diferencia de sus antecesores, el general Ramón Alvarado prefiere no pronunciarse ante los hechos que involucran a Carabineros a nivel nacional en fuertes polémicas y cuestionamientos. Lo sucedido con Camilo Catrillanca en Ercilla es un tema mucho más delicado en comparación a los que la institución ha debido responder. El jefe de la IZ Zona aclara que “la vocería en cuanto a ello la tiene el general director de carabineros, no obstante nosotros seguimos siempre estando al servicio de la comunidad”.

Asegura que no ha afectado “en los absoluto” la confianza de la gente de la Región de Coquimbo, yo creo que la imagen de Carabineros siempre va a estar presente en la mente de los cuídanos como una institución fundamental para el funcionamiento del Estado” y agrega que “uno mantiene carabineros desplazados en lugares de turismo, o en las mismas plazas, y siempre constantemente la gente recurre a hacer consultas sin temor alguno en poder pedir colaboración o apoyo de parte de los funcionarios”.

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X