• María Antonia Veliz asegura que los ruidos son constantes y que con los años no se han encontrado soluciones.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Vecinos denuncian ruidos molestos y camiones obstaculizando el tránsito, además de riesgos de accidentes. La empresa, que lleva 12 años funcionando sin permisos en la zona residencial, aseguró que pronto trasladarán los talleres a El Panul y recalcaron cooperación con la comunidad.

Continúa el enojo de algunos vecinos del sector de La Higuera en la comuna de Coquimbo, ante las nulas soluciones frente un histórico conflicto con los dueños del taller de una fábrica de somieres, que hace más de una década funciona a metros de sus casas.

En marzo de 2018 los afectados se comunicaron con El Día para denunciar una serie de hechos que molestaban a parte de la comunidad, principalmente en lo relacionado con ruidos molestos, riesgos de incendios y el constante tránsito de vehículos de carga, que obstaculizaban la pasada y quebraban las veredas.

90% de los trabajadores del taller son vecinos del sector, según la empresa.

El problema, explicaron, es que los talleres están instalados en un terreno del sector definido por el plan regulador comunal como una zona residencial, por lo que tampoco cuentan con los permisos para trabajar en el lugar, situación que fue confirmada por la municipalidad.

Los problemas se han acarreado durante varios años y al no obtener soluciones, decidieron recurrir a los medios, pero pasados once meses de aquella denuncia, aseguran que no hay avances, y pese a que la empresa aseguró que se retirarían del sector, esto aún no se ha concretado.

Los reclamos

Mauricio Álvarez ha liderado las quejas de los vecinos y asegura que "el ruido empieza desde las 8 de la mañana, de lunes a lunes" y señala que con el paso de los meses la situación que denunció hace casi un año se mantiene y "no ha habido ningún avance".

Llegamos al lugar y conversamos con María Antonia Veliz, mujer de la tercera edad que asegura estar cansada de los problemas. “Yo no sé la vida de los demás, yo reclamo lo que siento y no sé cómo se les ocurrió poner esa fábrica ahí. Se les ha reclamado mucho, en las mañanas traen un camión cargando y esta pavimentación no es para carga pesada, una vez el vehículo pescó los cables de arriba y le sacó la cornisa a una casa” dijo la vecina.

"Se compró el terreno y vamos a empezar a cambiarnos. No podemos hacerlo inmediatamente, porque no podemos parar la producción, pero estamos en ese proceso", Claudia Baena, dueña de la empresa

Algunas viviendas más al costado vive María Angélica Díaz, a pocos metros de la fábrica, y sostiene que el mayor problema son los ruidos y los camiones. “Es molesto, hay ruidos en la noche, en la mañana, en todo el día. Además se estacionan camiones, ellos paran los vehículos donde quieren. De repente va a haber un accidente ahí y van a quedar los camiones metidos en mi casa, esto no puede ser”, sostuvo.

Lo que más le preocupa a Díaz es que pueda haber otro incendio como el que se originó hace algún tiempo, en un taller donde se trabaja con mucha madera y sus residuos en suspensión en el aire, significando un peligro para los vecinos, sostienen.

Matices

Siguiendo el trayecto por las calles del sector, la estadía prolongada de la empresa no sería perjudicial para todos y hay quienes ven el lado positivo. Maguildo Cerda, presidente del Comité de Adelanto, indicó que a la organización vecinal de la cuadra no han llegado reclamos y destacó que la empresa ha colaborado con varios proyectos de la comunidad.

“Ellos han ayudado mucho con el tema de gestión y también de la mantención de áreas verdes, principalmente en los gastos operacionales de los proyectos que nosotros como comité estamos realizando”, dijo.

1 año y 6 meses han pasado desde que el municipio habría notificado al 2do juzgado de Policía Local sobre el funcionamiento ilegal de la fábrica.

Cerda sostuvo que en conversaciones con los dueños, pronto se retirarían del lugar, por lo que llamó a los vecinos “a que tengan paciencia, porque además dan trabajo a la gente del sector (…) nosotros no hemos tenido problemas con los ruidos, y ahora los camiones pasan en la noche, descargan y se van, no han cortado cables como antes lo hacían”, indicó.

Empresa gestiona traslado

Para la empresa, los reclamos se explican por “problemas personales de un vecino” con el dueño del taller y pese a que reconocen que hay otras personas molestas, “es la mayoría la que no tiene problemas, porque la comunidad no la conforman solamente tres vecinos”, indicó Claudia Baena, esposa del propietario, contactada por El Día.

La mujer destacó que cerca del 90% de los trabajadores del taller son personas de La Higuera y aseguró que han colaborado con todas las iniciativas en que la misma comunidad ha solicitado ayuda a la empresa, por lo que asegura no entender las quejas.

"Los ruidos son la noche, en la mañana, en todo el día. Además paran los vehículos donde quieren, un día va a haber un accidente y van a quedar los camiones metidos en mi casa", María Angélica Díaz, vecina

Sobre el lento proceso para trasladar la empresa a un nuevo sector, Claudia indicó que “no nos podemos cambiar inmediatamente, porque no podemos parar la producción”, sin embargo dijo que durante el transcurso de los primeros meses del año se concretaría el cambio a El Panul.

“Se compró el terreno y vamos a empezar a cambiarnos (…) tenemos todo hecho como corresponde, pero no sabemos cómo va a funcionar, porque no hemos puesto en marcha todas las máquinas, entonces vamos comenzando de a poco”, dijo.

Sin permisos para funcionar

En septiembre de 2017 el alcalde subrogante de la comuna de Coquimbo, Patricio Reyes, envió una carta al vecino Mauricio Álvarez, en la que señaló que según la Dirección de Obras Municipales, “en el sector donde se encuentra funcionando dicha mueblería no se permitiría el uso de ningún tipo de taller”, por lo establecido en el plan regulador, “por lo que estaría funcionando de manera ilegal”.

En la misiva, Reyes señala además se había coordinado una fiscalización con el Departamento de Inspección Municipal y una vez concretada, “fue notificada al 2do Juzgado de Policía Local, con fecha 13/07/17, debido a que no contaba con patente Municipal para su funcionamiento”.

Sin embargo, pasado un año y medio, Mauricio Álvarez asegura que ha sido el reclamo y desde el juzgado le habrían indicado que no habían sido notificados por la municipalidad. "El alcalde se comprometió y no lo hizo, fuimos en tres oportunidades al juzgado de policía local y me dijeron que no tenían idea de lo que estábamos hablando", sostiene.

Al cierre de esta edición el municipio aún no había aportado mayores antecedentes de la situación.

 

Cronología

2007

Los propietarios de la fábrica adquirieron los terrenos para instalar los talleres en La Higuera Oriente 2065.

2013

Los conflictos se habrían agudizado, por los constantes ruidos molestos e inconvenientes generados por el tránsito de camiones de carga.

2017

Los dueños se habrían comprometido a salir, pero no ocurrió. El municipio confirmó que el funcionamiento era ilegal.

2018

Vecinos denunciaron la situación a través de El Día, a seis meses de recibir la carta del municipio, asegurando que aún no había soluciones.

2019

Los problemas continúan, pero desde la fábrica aseguran que pronto se trasladarían al sector de El Panul, situación que está en desarrollo.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X