• En sectores rurales como Las Rojas algunas viviendas resultaron con daños de consideración tras el sismo.
    En sectores rurales como Las Rojas algunas viviendas resultaron con daños de consideración tras el sismo.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
La provincia más afectada fue Elqui, con un total de 836 inmuebles, siendo la comuna de Coquimbo la que concentra los mayores perjuicios, con 258. El plan de reconstrucción en vivienda considera recursos por $8 mil millones y son en total 1.137 los hogares que califican para obtener subsidios.

Tras un exhaustivo catastro, la seremía de Vivienda y Urbanismo informó que en total fueron 1.421 las viviendas de la región que resultaron con algún grado de afectación tras el terremoto de 6,7 grados Richter que afectó a la zona el pasado 19 de enero.

Según especificó el seremi de esta cartera, Hernán Pizarro, los datos fueron obtenidos, en una primera instancia, por la aplicación de la Ficha Básica de Emergencia (FIBE) que realizaron cada uno de los 12 municipios en los que se detectaron daños habitacionales. En una segunda instancia, los antecedentes fueron cotejados, por medio de la aplicación de la Ficha 2, llevada a cabo por los funcionarios de la repartición.

De esta forma, se aplicaron en total 1.585 fichas, que determinaron que 164 inmuebles resultaron sin daño, mientras que 209 presentaron daño leve.

Pizarro enfatizó que la mayoría de los casos (62%) presentaron daño moderado o daño mayor, con 396 y 479 casos respectivamente. Con daño no reparable, en tanto, se catastraron un total de 157 viviendas.

Los sectores más afectados

De acuerdo a los datos aportados por la autoridad, la provincia que concentra mayor cantidad de viviendas con daño es Elqui, con 836 inmuebles, 145 con daño leve, 281 daño moderado, 330 daño mayor y 80 daño no reparable.

En tanto, la comuna con más viviendas con afectación es Coquimbo con 258 hogares (51 daño leve, 78 daño moderado, 101 daño mayor, 28 daño no reparable). Le siguen y La Serena con 242 y Andacollo con 228 viviendas afectadas.

De igual forma, se informó que 104 viviendas se encuentran en cascos históricos de la región: 4 en Coquimbo, 97 en La Serena y 3 en Vicuña.

¿Quiénes obtendrán subsidio?

El seremi de vivienda explicó que el plan de reconstrucción en el caso del ministerio de Vivienda considera recursos en la región por un total de 8 mil millones de pesos, los que, según aclaró, no van a salir de los subsidios regulares “son con recursos frescos, extraordinarios”, dijo.

Detalló además que de las 1.421 viviendas que resultaron con daños estructurales, todavía existe un total de 180 donde no fue posible ubicar a los moradores, pese a que habían ingresado sus datos en la ficha FIBE. Estos se suman a otros 104 casos en los que, tras el análisis de los datos, se determinó que no cumplían con los requisitos para acceder al beneficio estatal. Con todo ello, son entonces 1.137 las viviendas que podrían ser viables de subsidio.

¿En qué consisten los subsidios que se entregarán?

El monto de la ayuda económica que entregará el gobierno se va a determinar según el nivel de daño que tenga la vivienda, para lo cual se creó una clasificación.

El primero de ellos es un Subsidio Banco de Materiales, que va entre 30 UF por daño menor ($826.260 a la UF de hoy) y 50 UF por daño leve  ($1.377.100) destinado a familias que habitan viviendas con daño reparable leve. Éste aporte se hace a través de la entrega de una tarjeta (gifcard) que les permitirá adquirir materiales de construcción en establecimientos locales con convenio del Ministerio de Vivienda

“En este caso hemos entregado a cerca de 70 personas que pueden adquirir solo los materiales que están autorizados, no es para cualquier cosa y se puede comprar hasta 4 veces. Esperamos este viernes tener cubierta toda la demanda, es una muy buena medida porque da mucha rapidez, eficacia”, planteó Hernán Pizarro.

8 Mil millones de pesos considera el plan de reconstrucción sólo para el sector de viviendas.

También se considera un subsidio de Autoconstrucción Asistida de entre 80 UF y 120 UF ($2.203.360 y $3.305.040)  para viviendas con daños moderados, destinado a familias que habitan viviendas reparables sin compromiso estructural y que permitirá adquirir materiales de construcción y mano de obra, considera también servicios de asistencia técnica.

Según indicó el seremi de Vivienda, se espera que todos estos casos queden listos este año. “Eso significa que todos los daños leves y moderados debiésemos tenerlos resueltos el 2019”, precisó.

En el caso de los daños mayores, indica, va a requerir un mayor tiempo porque requieren un mayor trabajo de campo. “Hay que obtener algunos permisos de la Dirección de Obras Municipales (DOM), son un poco complejos, por eso estamos viendo con los directores de obras tener un trabajo en conjunto para que estemos alineados y que nos permita intervenir estas viviendas”.

Con todo ello, dice, se espera que “en un horizonte total de, a lo más dos años, tengamos el 100% de los casos resueltos, que es un plazo bastante prudente si consideramos la complejidad que esto lleva”.

Para estos casos más complicados, se va a disponer del Subsidio de Reparación, de 120 UF a 300 UF ($3.305.040 y $8.262.600) destinado a familias que habitan viviendas reparables con compromiso estructural y que permite adquirir materiales de construcción,  financiar contratación de mano de obra y servicios de asistencia técnica.

Se agrega además un Subsidio de Construcción en Sitio Residente de 800 UF ($22.033.600) destinado a familias que habitan viviendas no reparables emplazadas en zonas seguras y que permitirá reponer vivienda en el lugar donde requieran.

Viviendas Patrimoniales

Cabe recordar que gran parte de las viviendas que resultaron afectadas por este terremoto se emplazan en el centro histórico de las ciudades, por lo cual, requieren un tratamiento especial por las autorizaciones que requiere su reparación.

Para estos casos, el seremi de Vivienda indica que se ha conformado una mesa de trabajo entre los Ministerios de Vivienda, Cultura y el Gobierno Regional de Coquimbo para reparar las viviendas que se encuentran con daños no recuperables. (Se trabaja en los catastros, y luego se definen los recursos asociados).

“En el caso del casco histórico y las casas patrimoniales con el ministerio de Cultura vamos a tener una alianza estratégica que tiene dos dimensiones, una que es financiera, donde vamos complementar los recursos”.

“Creo que en lo que más nos vamos a demorar va a ser en el casco histórico, por la tramitación”, Hernán Pizarro, seremi de Vivienda y Urbanismo

Pizarro explica que con estos subsidios regulares lo más probable es que no alcancen a cubrir la totalidad de los recursos que se requieren para una reparación de estas características “por eso, nosotros vamos a disponer de nuestros recursos como lo establecen los decretos y cuando falten esos recursos los va a complementar el ministerio de Cultura y Patrimonio”.

A eso se sumará, dice, el agilizar las gestiones para la obtención de los permisos, en el caso de las que deben obtener autorización del Consejo de Monumentos Nacionales. “Esto tiene una tramitación muy larga, por lo que hemos hablado con el seremi de cultura Francisco Varas y se van a descentralizar las tomas de decisiones, porque el Consejo sesiona en Santiago. Van a traer dos personas acá para que vayan tomando las decisiones y otorgando los permisos”.

Además, precisa, la seremía de Cultura va a contratar profesionales del área técnica para que también vayan apoyando en la labor. “Creo que en lo que más nos vamos a demorar va a ser en el casco histórico, por la tramitación”, precisó el seremi. 3701i

 

¿Cómo acceder a los subsidios?

El seremi de Vivienda señala que este es el catastro oficial, que se realizó en los plazos establecidos. Sin embargo, no descarta que vayan a surgir nuevos casos, los que serán analizados. “Siempre hay excepciones entonces los municipios siguen ingresando los casos que se les haya quedado afuera y que son atendibles, pero son casos excepcionales”.

Si hay personas que fueron afectadas y que todavía no las han visitado, indica que tienen que acercarse al municipio o al Serviu donde se estudiará la situación.

Respecto a qué tramitación tienen que hacer, Hernán Pizarro indica que si son parte de este grupo que ya cuenta con la ficha FIBE lo que opera ahora es que los contacten desde el ministerio para ver los pasos a seguir.

“No tienen que hacer nada más, solo esperar que nosotros los visitemos para tomarles la ficha 2 y determinar el nivel de daño y en qué categoría queda. Vamos a llamar a todos los beneficiarios, les vamos a indicar cuál es el monto que está afecto al beneficio”.

Lo que sí es requisito fundamental es que estas personas puedan corroborar con documentación  la titularidad, es decir, la propiedad de la vivienda. No opera para inmuebles en arriendo.

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X