• Estudiantes acusan que proyecto de gratuidad no da solución a las demandas del movimiento estudiantil.
Si bien la educación gratuita ha sido la demanda central del movimiento estudiantil durante los últimos años, diversas universidades han alertado que la reforma que implementó el Gobierno, generará un complejo déficit presupuestario que paralizará el desarrollo de las instituciones

El beneficio estudiantil, cuyo plazo de postulación finaliza el 24 de noviembre, ha estado en el ojo del huracán desde su tramitación. En el caso de la Universidad de La Serena (ULS), tanto las autoridades como los estudiantes consideran que el proyecto no favorece al desarrollo económico e investigativo de la casa de estudios.

Las instituciones educacionales y las federaciones de estudiantes han manifestado su recelo frente a la reforma educacional, ya que según establece la política, los planteles no podrán cobrar un monto superior al 20 por ciento del arancel de referencia, y en el caso de que se supere esta cifra, la universidad tendrá que hacerse cargo de financiar la brecha.

Bajo este escenario, Marcela Aguirre, vicerrectora de Asuntos Económicos y Administrativos de la ULS, declara que “dado los bajos aranceles que tiene la universidad, la brecha del 20 por ciento estaría cubriendo el déficit. No obstante, esto no significa que la universidad haya mejorado sus vulnerables condiciones económicas”.

En este sentido, Aguirre es enfática en señalar que como universidad no están conformes con las condiciones en las que se está desarrollando el beneficio estudiantil, ya que “la gratuidad no significa aporte alguno para que la institución pueda desarrollarse como debería esperarse de un proyecto de tal envergadura”.

En tanto, en la actividad realizada la semana pasada en la cual se anunció una ampliación del plazo para postular a la gratuidad y otros beneficios estudiantiles, Pedro Esparza, seremi de Educación, comenta que “la idea es entregarle más oportunidades a los jóvenes que ven dificultada sus posibilidades de estudio en la educación superior por falta de recursos”.

Desde la FEULS

“Un gran número de universidades a nivel nacional han asumido que la gratuidad va a afectar, sobre todo en los establecimientos regionales, los cuales resultarán más perjudicados. Sin embargo, para poder dar una opinión clara hay que visualizar cuáles son los números en concreto, independiente de que sabemos que serán efectos negativos”, sostiene Luis Méndez, presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de La Serena (FEULS).

En relación a su postura, cuenta que “tiene que ver con la falta de preocupación por parte del Estado, en relación al financiamiento de las universidades públicas. No hemos sido invitados ni siquiera a la mesa tripartita que está formulando el Gobierno, y ante este escenario la problemática va a continuar a nivel estudiantil el próximo año”.

En definitiva, ¿cuál es la inquietud fundamental? “Nosotros queremos educación gratuita, pero no con estas medidas que por sobre todo van en desmedro del desarrollo de las universidades regionales, teniendo en cuenta que estas instituciones de por sí tienen problemas de financiamiento y de apoyo por parte del Estado”.

En esta misma línea, se refiere a la compleja realidad que afecta a las universidades del norte, donde según explica “el costo de vida es mayor, y aquí tampoco se visualiza que en la reforma estén realmente preocupados de lo que sucede en las zonas territoriales”.

Teniendo en cuenta estos antecedentes, Méndez advierte que a fin de año, cuando se tengan los nuevos presupuestos, “quedarán en evidencia los principales índices de cómo afecta la gratuidad y cómo la reforma no se ha hecho cargo del riesgo de déficit financiero”, agregando que “en este momento no da soluciones a las demandas del movimiento estudiantil”. 6001i

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X